Entradas

Ruge!!

El león despierto hace saber que está presente. La sabana reconoce su rugido y ellos van a su encuentro. No hay más pretensión que la de ser, simplemente ser.

Oigo golpes en la puerta. Mis ojos anhelan abrirse pero la luz es cegadora y es más fuerte el miedo que el valor. El mismo miedo que usa mi fuerza para congelarme, asegurándose de que se mantenga estática la estatua de hielo que soy.

 Cómo romper el hielo?

Ante la hoguera de las emociones es fácil bailar.

El abismo me llama y quiero dejarme caer... el río me acogerá y así podré reflotar en sus aguas. Se que mi destino es volar y si tienes valor descubrirás el don de tu magia. Puedo mostrarte el camino.

Realizarme...

Siento el camino ante mi y me pregunto a quién encontraré y quién me acompañará. Muéstramelo!

Permaneciendo quieto, a salvo, también encuentro obstáculos. Prefiero caminar. La seguridad no me trajo nada estable.

Ninguna tensión en el cuerpo. Nada en la mente a lo que aferrarme. 

Abre la garganta y déjalo salir.

Ruge…

Saborea cada momento

Hoy me doy cuenta de lo felices que podríamos ser si no complicásemos tanto las cosas. Si simplemente actuásemos acorde a nuestro sentimientos. Si luchásemos y demostrásemos con fuerza nuestros ideales, nuestras creencias.

¿Dónde está la simplicidad de la vida?

¿Cómo encontrar esa manera de vivir disfrutando de cada momento al máximo? Sin tapujos, sin tabúes, dejando a un lado los impedimentos, los temores, todo lo que nos quita el valor de ser personas.

Seres con corazón, sentimientos, que viven con el solo fin de ser felices. Pues ¿Cuál es el fin de nuestra existencia sino el de procurarnos una vida feliz, complaciente y satisfactoria con nuestros deseos?

Una simple frase lo explica todo: "Carpe Diem".

¿Pero cómo? ¿Cómo eliminar el reten que detienen nuestra voluntad? Ese miedo que nos impide mostrar nuestro corazón a este mundo, a esas personas, a los elegidos por nuestra conciencia como seres queridos. La verdad, la libertad,... conceptos ineludibles que llevan a la grat…

Locus de control eterno

De qué depende?

Camino y camino sin cesar y mi hogar cada vez está más lejos, como si burlándose de mi cambiase su eje cartesiano constantemente.

Me pregunto para qué seguir caminando entonces. Los fracasos parecen amontonarse en una estúpida pirámide de cristal que refleja la incompetencia de mis esfuerzos.

Las mofas caen sobre mí inundando mi valor, como un río de voces chocando contra los muros de una presa. Cuan permeables son las paredes de mi propósito.

Locus de control interno o locus de control externo... o simplemente "locus" por la Vida!

Cuál es la clave de la coherencia??

Decidí subir esta montaña en busca de la gran verdad y lo único certero de mi viaje es que la gran verdad es incierta, como las sombras de una cueva.

Tomé la decisión, establecí el objetivo. Así pues asumo la responsabilidad y acepto las consecuencias de ser yo. Quizás si observo lo que el reflejo piramidal me devuelve, entienda que los errores engrandecen mi sombra.

Quién decide?

Si regalo mis z…

La cueva de los lagartos

Socialmente la lluvia está mal vista, cae mal. Aún así, se avecina tormenta. Parece que le importa poco la opinión ajena.

En mi caso, echo de menos el chubasquero y las botas de agua, el paraguas se me antoja aburrido, únicamente me entretiene el sonido que emite al golpearle el agua.

Encuentro satisfacción sintiendo el agua cayendo sobre mi, empapando poco a poco mi cuerpo y mi ropa. Es una sensación única y especial. Un regalo de la naturaleza.

La lluvia da la vida y ahoga, riega y arrasa. Magnífica dualidad, ejemplo de todas las cosas que forman parte de la existencia.

Podemos morir porque estamos vivos.

Cuando la lluvia es tan abrumante que no deja ver, acostumbro a refugiarme para evitar que algo que me produce placer acabe enfermándome. Mi refugio favorito es la cueva de los lagartos. Un lugar acogedor donde puedo contemplar la fuerza del universo al mismo tiempo que siento su calor con la admiración de aquel que contempla la obra cumbre de un artista.

En este lugar los hechos c…

La maleta

Qué llevo en la maleta?

Lo maravilloso de las maletas es la capacidad que tienen de ser llenadas y así poder mover cosas de un sitio a otro. Mover, trasladar, llevar, cargar, transportar e incluso arrastrar.

Que gran momento cuando la abres por primera vez. Todo ese vacío esperando a ser llenado. Es como un vacío repleto, en el cual podemos depositar maravillosamente aquellas cosas que queremos mantener junto a nosotros.

Qué poner? Qué llevar?

Todo tiene cabida si se organiza bien el espacio... lo importante en un lado, lo indispensable en otro, aquellas pequeñas cosas que evocan recuerdos entrañables también tienen su sitio. También guardaré un hueco para aquello que es obligado, aquello que debo llevar para ser correcto. Acostumbra a ser más pesado pero... que se le va a hacer.

Debería poner algún libro que me enseñe y también libreta y boli para tomar apuntes de aquello que me pueda mostrar la vida.

Curiosamente y a pesar de que la maleta parece bastante llena, aun queda sitio para…

Si yo cambio.

Procuro edificar mi vida, mi personalidad sobre cuatro valores fundamentales:

Amor, Libertad, Belleza y Humildad.

Hoy siento que todos ellos han sido deshonrados, pisoteados, violados. Intento imaginar que pudo sentir alguien como Gandhi y se me encoje el corazón, pues su conflicto y su repercusión fueron mucho mayores.

A mi no me han apresado ni golpeado. Al menos no a mi físico.

Quien golpea está perdido y quién aplaude también perdió su brújula. No les odio ni los maldigo pues yo también estoy perdido. Simplemente duele.

El alma se retuerce dolorida.

Ah! Si pudiera mostrar la vida como yo la siento...

La humanidad está en un error, el progreso, la evolución no atañen a la posesión y el dominio. Tampoco se refiere exclusivamente a desarrollar la tecnología, ni siquiera a poder curar todas las enfermedades.

La humanidad evolucionará cuando entienda que el Amor es el origen y el destino, por lo tanto, también el camino.

Elevar la esencia humana que es maravillosa y armoniza con todo l…

El pacto

Me gritas, me humillas... puedo soportarlo. La pregunta que me hago es ¿És este mi sitio?

Vueltas y vueltas, el remolino de ideas me marea constantemente y el vértigo invade mis sentido más racionales. Es costoso entender el sentido de la resiliéncia cuando no tiene sentido vivir aquello de lo que te has de reponer.

La sangre viaja acelerada, dejándose caer por arterias astiadas de soportar un latido que resuena agotado.

¿Y el corazón?

El corazón me habla de la única forma que sabe hacerlo... Lástima que su mensaje tope constantemente con la muralla que lo rodea.

El cerebro manda y la locura pilota la nave.

La brújula que debería ser la Intuición parece un obsoleto instrumento olvidado, sustituido por algo menos efectivo aunque más habitual. Y es de ese modo que dejo que mi mente me cuente lo que viví y lo que viviré, como si de una novela se tratase. Narrada en prosa con un argumento inestable que no cesa de variar con cada lectura.

¿Dónde está el poeta?

La vida en verso parece más b…