Entradas

Locus de control eterno

De qué depende?

Camino y camino sin cesar y mi hogar cada vez está más lejos, como si burlándose de mi cambiase su eje cartesiano constantemente.

Me pregunto para qué seguir caminando entonces. Los fracasos parecen amontonarse en una estúpida pirámide de cristal que refleja la incompetencia de mis esfuerzos.

Las mofas caen sobre mí inundando mi valor, como un río de voces chocando contra los muros de una presa. Cuan permeables son las paredes de mi propósito.

Locus de control interno o locus de control externo... o simplemente "locus" por la Vida!

Cuál es la clave de la coherencia??

Decidí subir esta montaña en busca de la gran verdad y lo único certero de mi viaje es que la gran verdad es incierta, como las sombras de una cueva.

Tomé la decisión, establecí el objetivo. Así pues asumo la responsabilidad y acepto las consecuencias de ser yo. Quizás si observo lo que el reflejo piramidal me devuelve, entienda que los errores engrandecen mi sombra.

Quién decide?

Si regalo mis z…

Si el bosque arde, riégalo y planta árboles

Aquella noche cuando llegó a casa sintió un frío intenso, ese tipo de frío que impide que salgan los suspiros.
Estaba exhausto después de lo ocurrido y lo único que le apetecía era acurrucarse en su cama bajo el denso plumón que acostumbraba a cubrir su cama los días de invierno. Para su decepción, estaba en pleno verano y el calor y el bochorno hacían insoportable hasta el roce de las sábanas...
El frío que sentía venía de sus entrañas y no podía calentarse con ropa.
Su mente era incapaz de comprender... ¿Porqué?
Las emociones golpeaban su estómago de forma epiléptica, haciéndole sentir con cada sacudida que alguno de sus órganos se desplazaba hacia su boca, como si ya no quisiera habitar en su cuerpo.
Era el miedo el que helaba su alma. Un miedo a la propia vida, o quizás miedo a poder perderla tan furtivamente. 
Que efímero es el mundo... ¿Existe acaso alguna certeza?
Fuego, rojo, intenso.
La rabia brotaba ahora de su corazón y se instalaba en sus puños que ahogaban el aire haciend…

Amatista

Desde la cima el guerrero miraba al valle, sin recordar como había logrado llegar hasta allí...
Su espada se partió hacía ya tiempo, al igual que su desafilada hacha, y el estruendo que emitió su escudo al quebrarse replicó como el rugir de una feroz bestia de una época anterior.
Es acaso este el final de mi camino?
Bien sabía que en lo más alto de la más alta montaña no hay camino que seguir, solamente le quedaba volar, como un albatros, como Ícaro.
Aun escuchaba, desde dentro, las voces de los blasfemos que le amedrentaban pretendiendo estandarizar su corazón: "nunca encontrarás Ilion".
Pobres ilusos, solo los soñadores pueden ver sus muros.
El guerrero sabía algo que pocos más en su aldea conocían. Él poseía una armadura inquebrantable, como un ataúd de amatista, de esas protecciones que únicamente se consiguen cuando no eres discípulo sino maestro.
Sus enseñanzas inspiraban a su corazón, que alentaba su mente, mientras esta fortalecía su espíritu. Y era su espíritu quien…

El propósito de escribir

En un café de Segovia empiezo estas lineas....

La idea no es nueva, me vino ayer mientras desayunaba en una gélida terraza contemplando la catedral de Toledo. Allí escuché la frase que inspiró este relato:
 "una vida que merece la pena vivir es una vida que merece la pena escribir".

Por mi mente empieza a proyectarse una película mediévola donde caballeros armados con brillantes armaduras y espadas de dos manos cabalgan hacia una épica batalla.

Grandes gestas recompensadas con colosales edificios, majestuosas esculturas y miles de réplicas de sus poderosas armas. Incluso hay placas e inscripciones donde se recuerda la vida de aquellos caballeros, reyes y clérigos. Deben de haber cientos por toda la ciudad, quizás varios miles en toda la península o incluso varias decenas de miles en toda Europa.

Cuantas vidas sin significado!! Posiblemente miles de millones de vidas terminadas o truncadas violentamente que no tienen ninguna placa en ninguna calle. Como esos actores de repart…

máscaras emocionales

Recientemente descubrí que huyo de los conflictos, los rehuyo!

Tengo múltiples máscaras de distintos colores y cada una de ellas cubre un suspiro de mi alma. Ese aliento que se escapa del cuerpo intentando así ser escuchado, más cuando sale ya no tiene voz que se pueda oír.

Rojo víctima, pues son los demás los que no saben comportarse. Son ellos los que ocupan mi espacio y golpean mis sienes...

¿Y tú?

Yo soy un ser que crece y estoy por encima, elevado.

Sin embargo, quien se eleva de la Tierra topa con Marte... no es acaso la misma esencia?
Tu máscara roja te engaña, te evade de responsabilidad. Quién decide por tí?

Verde héroe, pues soy capaz de todo. Derribaré cualquier barrera y salvaré a las víctimas de sus desdichas ya que mi energía es ilimitada.

Revisa tu vida...

Al hacerlo el dolor y el agotamiento vuelven, y mi cara se torna roja. Fue la Vida, que podía hacer yo..?

Vivir consecuentemente.

Lila aprendiz, pues la incertidumbre es una gran deidad y con ella recorreré siempre mi …
Bienvenido!!

Este es un blog que nace para la realización de un curso on Line de auto crecimiento y liderazgo.
Así pues, no soy escritor ni alguien que pretenda difundir ideas o ideales. Simplemente alguien que se esfuerza y dedica tiempo a evolucionar para realizar su propósito (aun sin descubrir) y aportar su valía a quien le rodea.

Mi intención es ir escribiendo los pensamientos y reflexiones que vayan surgiendo a raíz de la realización del curso, más todo aquello que se me ocurra observando cada momento.


Sois todos bienvenidos...